El error en el proceso de aprendizaje

Ana Isabel Blanco Picado  -   Instituto Cervantes en Varsovia.
14 de octubre de 2013
El error en el proceso de aprendizaje.PDF 

“Es necesario no solo sancionar, sino también recompensar. […] El alumno nunca se tendrá que sentir recriminado, porque de lo contrario, creará estrategias de evasión para no cometer errores, que no ayudan en absoluto al desarrollo de su aprendizaje”.

diego-rivera-maestra-rural

Mural La maestra rural. Diego Rivera

Notas para recordar.

  • No debemos centrarnos solo en la corrección de errores morfológicos o léxicos, aunque sean los más fáciles de identificar. Se producen también errores sintácticos, pragmáticos (inadecuación al registro o a la situación comunicativa), socioculturales. El profesor es el primero que debe insistir en la necesidad de controlar estos otros aspectos, para que la competencia de sus alumnos sea completa desde el punto de vista comunicativo y no solo lingüístico.
  •  El carácter transitorio de la interlengua, y también sistemático en cada una de sus etapas, de ahí la importancia de analizar las características de la interlengua de nuestro alumnado. Nuestra función como enseñantes dentro de este proceso es la de ayudar a que ese sistema personal se acerque cada vez al propio de la lengua meta.
  • El error suele aparecer al hablar o al escribir, no al hacer un ejercicio gramatical. La clave del aprendizaje: de la información explícita y de la información implícita que recibe, el alumno infiere una serie de hipótesis de funcionamiento y crea sus propias reglas. El profesor debe dar autonomía a su alumnado en su proceso de aprendizaje y así se convierte en un simple guía, que facilita al alumno las estrategias que le permitan revisar y corregir las normas que él mismo ha ido deduciendo e interiorizando y que pone en práctica de forma oral o escrita.
  • El alumno necesita saber en qué estadio se encuentra su aprendizaje. Para ello le será muy útil confeccionar, con la ayuda del profesor y de los compañeros, una hoja con los errores más frecuentes de su nivel, a los que tendrá que prestar especial atención.

Reflexión personal

Este texto me ha resultado muy interesante y me ha aportado claves y perspectivas imprescindibles para mi práctica como profesora de español. Quizás, porque lo abordo a finales de la segunda semana de formación, no me sorprende tanto la información que desarrolla. Muchas de las reflexiones que plantea han sido tratadas en clase y las tengo en cuenta con atención, sobre todo el hecho de tener presente en qué momento de la unidad de trabajo estamos, para saber cuándo es recomendable hacer la corrección. Igualmente es importante qué debemos corregir y cómo hacerlo. Desde la práctica de la última semana, creo que la corrección en diferido tras la tarea comunicativa es importante y acertada, porque centra atención en el error y no en la persona que lo comete, al mismo tiempo que prioriza la comunicación por encima de la perfección formal.

¿Qué es un error?

En el texto se pregunta a la persona que lee ¿qué es un error? Escribo -antes de leer el siguiente párrafo-, que es algo que no se ajusta a la norma que enseñamos, que no permite avanzar. Dice que los errores forman parte del proceso de enseñanza-aprendizaje  y lo define “siempre como una trasgresión, desviación o uso incorrecto de una norma, que en el caso que nos ocupa puede ser lingüística pero también cultural”. Cuando leo en la segunda página que “si sabemos cómo se aprende una lengua, podemos saber por qué se producen los errores y establecer así los medios para evitarlos”, creo que estoy ante una de las claves de la lectura. Porque mucha veces atendemos lo inmediato. Hay que hacer una unidad de trabajo y nos ponemos a producirla, sin reflexión. Las reflexiones no pueden ser tan largas que impidan la puesta en marcha, claro.

Errores en el aula. Errores en la vida.

Pensar sobre el tema, de qué manera ha estado presente en mi vida, en mi práctica como profesora, si alguna vez me lo enseñaron siendo yo alumna o si yo fuera la alumna de esta clase que preparo, cómo me gustaría que se abordara el tema. A eso me refería con atender lo inmediato y evitar la reflexión. Sale un error en la clase y la inercia hace que lo corrijamos al instante, no podemos dejarlo pasar. Parece que lo errores son fruto de la falta de estudio, o de la falta de estrategias del profesorado (antiguamente ni se contemplaba), y por eso me parece importante abordar este tema desde el cómo se aprende-adquiere una lengua. En este punto, me ha sorprendido que hasta ahora, no se haya podido construir una teoría sobre la adquisición de una lengua extranjera. La autora apunta sobre las causas que “puede ser que el fenómeno que se analiza es bastante complejo, y los estudios son relativamente recientes” (página 2).

De “el error como algo intolerable por poder generar hábitos incorrectos” (página 3) a “el error es un mecanismo necesario para que se produzca el proceso de aprendizaje” (página 4) hay apenas 25 años de estudios sobre la materia. Y de ahí, a pensar en cómo nos corrigieron en la niñez y cómo nos sentíamos cuando nos equivocábamos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s